17 de septiembre de 2018

Sanidad: hacia el objetivo de la máxima conexión



La llegada de la sociedad conectada es una realidad, especialmente desde que Internet se ha convertido en un elemento más del día a día en las personas y empresas. Uno de los sectores más importantes en las sociedades avanzadas es el de la sanidad, que no es ajeno a la evolución que se está produciendo y busca en convertirse en un elemento más que se aprovecha de las opciones para dar servicio en todo momento gracias a la conectividad.


La era digital ha traído consigo algo que muchos solo soñaban, pero que ya está cerca de ser una realidad: la sanidad conectada. Y no nos referimos únicamente en lo que tiene que ver con los pacientes y la posibilidad de ser atendidos en cualquier lugar gracias al uso de herramientas de acceso móvil como puede ser Circuit (que consigue fusionar la comunicación con vídeo, sonido y, también, texto y compartir archivos –donde pueden estar presentes desde prescripciones hasta recetas si es necesario-). En el ámbito de la empresa, ya sea privada o pública, se está en vías de conseguir un ecosistema sanitario donde la conectividad es un factor clave.


Todo centralizado y accesible para la sanidad conectada


Esta es una de las claves para que se consiga el objetivo que se está planteando en la sanidad actual. Se busca que todos los que participan de ella, desde médicos hasta los pacientes, puedan disfrutar de la mejor cobertura posible gracias al uso de las nuevas tecnologías. Un ejemplo de lo que hablamos sería el acceso a los historiales médicos electrónicos  o EHR/EMR en cualquier lugar (para lo que se necesita de unos potentes servidores y el uso de Internet, pero sin descartar las conexiones punto a punto más seguras ya que el tipo de información que se maneja es muy sensible), que existe desde una digitalización de todo lo que se hace hasta comunicaciones avanzadas que pueden ser incluso de voz. Aquí, entran en juego plataformas potentes y seguras como por ejemplo OpenScape, donde la movilidad y las comunicaciones se integran.



Aparte, es importante destacar que en los últimos años se han conseguidos que los equipo móviles que se utilizan en la sanidad están conectados, por lo que se puede dar un servicio en casi cualquier lugar con toda la información necesaria. Esto es así tanto en lo que tiene que ver con un paciente en concreto como en conseguir comunicaciones con expertos que son clave para resolver incidencias muy específicas.

Un ejemplo de lo que decimos es que, aplicando nuestra herramienta Circuit sería posible que un ambulancia haga pruebas como un análisis de sangre y los resultados se envíen de forma directa a un especialista que, rápidamente, puede dar con el diagnóstico y comunicarlo a los asistentes que lo implementan antes de llegar al hospital. Esto, es parte del futuro que se espera que ofrezca la sanidad conectada dónde conexiones estables como WLAN OmniAccess se harán indispensables.


Uso en remoto, tiempo real e Internet de las Cosas


Esta son dos patas en las que se estará basada la sanidad del futuro. La primera tiene que ver con la comunicación entre los pacientes y los centros de salud (físicos o virtuales) para realizar todo tipo de acciones. Un ejemplo sería desde pedir una cita, opinión médica e, incluso, una guía paso a paso para utilizar un medicamento o máquina de recuperación. Y, todo esto, se conseguirá con el uso de Internet o una red cerrada con una estructura similar.



La segunda plata de la que hablamos es el seguimiento en tiempo real de lo que le ocurre a un paciente. Así, siguiendo con los ejemplos anteriores, será posible gracias a las comunicaciones mediante vídeo como las que ofrece Circuit conocer si un tratamiento es efectivo. Y, de no serlo, tomar las medidas oportunas para que no afecte negativamente. Aquí, se hace muy importante el uso de accesorios wearables, como por ejemplo pulseras inteligentes que pueden transmitir datos concretos para conocer el estado de un paciente y, en el caso de destacarse un problema, que salte un aviso a su médico. Las posibilidades de la llegada de Internet de las Cosas (IoT) son casi infinitas –y, siempre, de la mano del futuro 5G-.




Artículos relacionados


No hay comentarios:

Publicar un comentario