31 de enero de 2018

Videoconferencias: del tú a tú a los entornos colaborativos



No hace mucho tiempo las videoconferencias eran un recurso que no muchos utilizaban y, además las empresas no tenían especial confianza en ellas como un elemento productivo válido. Pero las cosas han cambiado bastante, y ahora esta herramienta es una opción habitual y perfecta para conseguir el trabajo deslocalizado. Y, esto, se debe especialmente al uso generalizado de Internet y las aplicaciones que existen para ello.

En un principio, la implementación de las videoconferencias, hablamos de hace varios años, se restringía a compañías muy grandes o, en su defecto, las muy pequeñas: las primeras disponían del presupuesto necesario para dar uso a este tipo de comunicación con una alta calidad y seguridad y, las segundas, las utilizaban como una forma de reducir costes. Pero todo ha cambiado mucho.

Con la llegada de las conexiones 4G y el uso generalizado de las redes WiFi en las oficinas, todo ha cambiado, y para bien por la flexibilidad que aportan este tipo de comunicaciones. Aparte, hay compañías que han descubierto en las videoconferencias una excelente plataforma de negocio debido a que son buenas soluciones. Un claro ejemplo de lo que decimos es Circuit.



Circuit, un ejemplo por completo y útil

Este producto ofrece muchas posibilidades a la hora de realizar videoconferencias ya que es posible crear “salas” -abiertas o cerradas- donde se pueden reunir trabajadores de diferentes lugares. Y, además, no sólo es posible ver imágenes del resto y escuchar lo que dicen, se puede hacer mucho más. Así, por ejemplo, se puede compartir documentación para las reuniones e, incluso, existen posibilidades que permiten la gestión de escritorios (y, todo ello, simplemente con tener una buena conexión a Internet).

Por lo tanto, las posibilidades de este software y algunos otros, permiten entender lo que han evolucionado tanto las videoconferencias a nivel empresarial hasta convertirse en una herramienta indispensable en el día a día de las compañías actuales especialmente las que piensan en el futuro y, como no, básica para las salas de reuniones más modernas.



Todo ha pasado a ser más eficiente

No sólo el software ha dado un paso evolutivo como demuestra Circuit, dejando de ser este sólo una herramienta que permite ver y escuchar para convertirse en una solución donde es posible interactuar. El hardware también ha sido clave en el desarrollo de las videoconferencias como una herramienta viable y útil.

Se han dejado atrás los días en los que se necesitaba una videocámara externa de grandes dimensiones, y complicada instalación, a encontrar soluciones bastante completas integradas (un ejemplo son los portátiles y, como no los smartphones). Y, esto, sin perder calidad donde es posible establecer conexiones con calidad de 720p o superior sin problemas -sin que falte el códec H.264-.
Además, las conexiones también son mejores, especialmente las que no utilizan cables, y por ello se permiten opciones adicionales como el compartir archivos como hemos indicado e, incluso, crear trabajos colaborativos en línea.



El caso, es que se ha dado un salto cualitativo tal, que las videoconferencias han pasado a ser claves para las compañías y el futuro, y hay tres razones esenciales para ello:
  • Conseguir reuniones más productivas gracias al uso de más contenidos, incluidos los multimedia. Además, en estas no faltan elementos colaborativos esenciales en el trabajo descentralizado.
  • Comunicaciones seguras y rápidas gracias a la evolución de Internet. La llegada de WebEx y certificaciones de seguridad como SSAE-16 e ISO 27001 son claves y un ejemplo de lo que decimos.
  • Un ahorro global a la hora de realizar trabajos con varios trabajadores implicados ya que, se recurre menos a los viajes. Además, hay un acceso a expertos de forma sencilla simplemente con el uso de software apropiado como Circuit.




Artículos relacionados


No hay comentarios:

Publicar un comentario