11 de octubre de 2017

Qué no le debe faltar al líder de una compañía en 2020


Los cambios que se necesitan en las compañías son cada vez más habituales e importantes. Y, estos, no sólo se dan en los procesos de trabajo y en los que tienen que realizarlos. Los directivos de las empresas tienen que ser elementos fundamentales en el devenir de los cambios y, además, un espejo en el que mirarse. Por ello, las capacidades que deben ofrecer los líderes en un futuro muy cercano son esenciales para estar seguro que se tiene todo lo necesario para que todo fluya como debe en la estructura empresarial.

Uno de los elementos que se deben tener siempre presentes es que, actualmente, los cambios y necesidades que tienen las compañías varían cada vez más rápido. Por lo tanto, es esencial poder crear unos protocolos lo suficientemente moldeables para que, independientemente de cómo se producen los cambios, sea posible aprovechar las novedades y demandas de los clientes. Y, aquí, los líderes de las compañías juegan una función fundamental como no puede ser de otra forma.



Capacidades de los líderes empresariales en 2020

Tomando como referencia el año que hemos indicado, ya que es el comienzo de un nuevo decenio y, también, debido a que está moderadamente cerca (ir más allá es más realizar un proceso de análisis más que de realismo, ya que como hemos dicho todo cambia tan rápido que se antoja complicado poder tener claro qué es lo que será esencial, por poner un ejemplo, en el 2030). Pero, a día de hoy, sí que es posible atisbar lo que será necesario que un directivo de una compañía sepa hacer y gestionar para que el futuro de cualquier empresa sea, cuando menos, positivo y que esta siempre aumente su valor.

Es evidente según los tiempos que corren que los líderes deben conocer el mercado tecnológico con solvencia, ya que actualmente este factor es completamente clave por la importancia que tiene en las compañías, tanto en los procesos de control productivos y de gestión. Hablamos de conocer herramientas software y, también, del hardware necesario –aquí el apoyo de especialistas parece clave, que puede ser en forma de empresas externas para poder implementar, por ejemplo, el trabajo en condiciones de movilidad-. Pero, lo esencial, es que un salto tecnológico no pille por sorpresa a la compañía y, esto, es responsabilidad de los máximos directivos.


También es clave saber adaptarse a los flujos de información y conexión con los potenciales clientes. Ya no basta con mandar correos o enviar a un comercial de visita (que siguen siendo completamente necesarios, todo hay que decirlo). Ahora hay nuevos nichos que se deben conocer, como por ejemplo son las redes sociales, y todos estos cambios deben ser parte del conocimiento y capacidades de los directivos de las compañías. Es importante indicar que no hay que anquilosarse en lo que se conoce, la formación y aprendizaje no es sólo algo que deben tener los empleados, los líderes también deben evolucionar para detectar los cambios sociales y las herramientas que la empresa debe utilizar para comunicarse con los mercados.

Capacidades internas, esenciales en los líderes

Una vez que la dispersión laboral se ha convertido un factor esencial en las compañías para poder ser competitivas en los mercados, ya que la globalización es una realidad ya sea en ámbitos grandes o pequeños, por lo que es claro que los directivos deben conseguir que las estructuras internas de las compañías sean flexibles por un lado (apoyándose en la tecnología) y, además, que se consigan unos protocolos de colaboración que son básicos para poder evolucionar y promocionar los servicios necesarios para desarrollar el trabajo en descentralizado. Y, aquí, que los propios líderes se sumerjan en el día a día en la compañía apoyando y solucionando problemas es clave, ya que de esta forma se convierten en un modelo a seguir.


Otro factor clave que será el generar un entorno rico culturalmente hablando, con directivos que tengan inquietudes más allá de su trabajo (esto será una forma de atraer talento ya que el atractivo de los líderes es innegable de ser así). De esta forma, se consigue equipo de trabajo evolucionado, actual y desarrollado. Pero aquí resulta clave que el directivo tenga este tipo de inquietudes y pueda demostrar que es una persona que sea capaz de identificar tendencias en la sociedad y en sintonía con la empresa en la que trabaja.

Todo esto se antoja como imprescindible en los líderes de las compañías, sean grandes o pequeñas, en un futuro cercano y ya no basta con que sean simples revisores de procesos y datos. Esto ya no asegura que se genere la sinergia necesaria en la empresa y el mercado para adaptarse a las demandas. Y, siempre, apoyados en la tecnología aplicada a las necesidades de la empresa.



Artículos relacionados


No hay comentarios:

Publicar un comentario