28 de abril de 2015

Una Nueva Forma de Trabajar que llega para quedarse

De unos años a esta parte, hemos venido experimentando unos avances espectaculares en tecnología que han influido tanto en la manera en la que nos comunicamos, como en la que trabajamos. El smartphone, las tablets y sobre todo las apps que han ido apareciendo, cambian por completo el escenario en el que nos movemos y plantean un nuevo perfil de persona que es móvil. Móvil en el ámbito personal y por ende, en el laboral.


Junto a la tecnología aparece otro factor que viene de su mano y que está empujando también este nuevo escenario: los millennialls o nacidos a finales de los años ochenta y principios de los noventa. Tienen entre 18 y 30 años, se informan, comparten conocimiento, gustos, opiniones y consumen a través de Internet y las redes sociales. A cualquier hora, desde cualquier lugar, permanentemente conectados. Deloitte afirma que en 2025 supondrán entre el 75% y el 80% de la fuerza laboral del mundo.

Por otro lado, en este mundo global, tecnológico y conectado, las empresas, ya sean públicas o privadas, no pueden despilfarrar uno de los recursos más valiosos y escasos de los que disponemos: el tiempo. La tecnología también permite una flexibilidad y un ahorro de tiempo con la que antes no podíamos contar.

Ante este nuevo paradigma, es necesario comenzar a interiorizar lo que llamamos New Way to Work (#NW2W) o Nueva Forma de Trabajar, que se basa en dos pilares: por un lado, la tecnología, y por el otro, la movilidad, la flexibilidad y la eficiencia.

Las oportunidades que puede aprovechar la organización son múltiples, comenzando por el efecto multiplicador de las TIC en el alcance de la actividad de la entidad. La diferenciación frente a la competencia es otra ventaja competitiva para la empresa que incide directamente en su rentabilidad o en el crecimiento del volumen de negocio.

Evidentemente la tecnología debe ser el catalizador que nos ayude a evolucionar hacia esa nueva forma trabajar sin problemas y desde donde queramos o necesitemos desarrollar nuestra actividad. Si le sumamos el cambio cultural necesario en las citadas organizaciones tendremos el coctel perfecto, que quizá se resuma en una frase, “El trabajo no es un lugar o un horario, es una actividad”.

Lo que pretendemos fomentar es una nueva forma de trabajar en la que todo está conectado y todo unificado. Una nueva forma de trabajar en la que el usuario sea capaz de colaborar y compartir lo que quiera, cuando quiera, como quiera y con quien quiera, esté donde esté. Todo ello de la forma más simple e intuitiva posible. A través de una tecnología sencilla, que nos facilite el trabajo y que favorezca la eficiencia y la productividad.


Artículo original publicado en @asLAN


Artículos relacionados


No hay comentarios:

Publicar un comentario