16 de junio de 2014

Millennials y smartcities, signos de nuestro tiempo

Finalizamos el apasionante debate sobre la Nueva Forma de Trabajar en Twitter #NW2WChat. Nuestro último jueves estuvo dedicado a los millennials, la movilidad y las smart cities, la transparencia y las soluciones tecnológicas.


El concepto de smart city se encuentra íntimamente ligado al de millennial y al de TIC. Entre las características de los millennials destaca su compromiso con la sociedad, el medio ambiente, la diversidad... Por eso, las smartcities son su canal de actuación ideal. El nuevo entorno tecnológico multiplicará la accesibilidad a las grandes urbes disminuyendo las barreras tanto para personas con discapacidad como sin ella.


La rehabilitación de edificios como impulsor de una actividad económica singular en nuestro país como es la construcción, se coló en el debate. La búsqueda de eficiencia energética encuentra en las TIC un poderoso aliado que le ayudará a identificar problemas de despilfarro de energía, de contaminación, de barreras arquitectónicas. Y tras el diagnóstico, las múltiples utilidades de las TIC posibilitan un cronograma de actuaciones que planifique la búsqueda de soluciones.


Nuevas salas de reuniones (virtuales en muchos casos), nuevos espacios de trabajo, más abiertos, accesibles y humanos y nuevas zonas comunes en las que compartir momentos de asueto se cotizan al alza en los premios a las Mejores Empresas para Trabajar.


El salario ha dejado de ser la única variable de negociación entre trabajadores y responsables de Recursos Humanos. La ética de la empresa, su comportamiento en la sociedad y su reputación influirán de manera decisiva en el reclutamiento de nuevos talentos. La implantación del NW2W a través de las TIC en la empresa propiciará crecimientos en rendimiento y optimizará el tiempo de los trabajadores. Y no hay nada que más deseen los millennials que ser dueños de su propio tiempo.

El teléfono móvil y las tabletas sustituyen como rasgos de prestigio social a la ropa, el coche o las vacaciones de ensueño. Las redes sociales proporcionan una notoriedad que puede convertirse en influencia real y la cantidad y calidad de seguidores impulsa la reputación y la marca personal, profesional o corporativa. La colaboración entre personas (compartir coche o habitación durante unas vacaciones) comienza a despuntar.



La implantación de la colaboración entre colegas desbancará a la competitividad como variable principal de generación de productividad de la mano de la meritocracia. Lo mismo sucede con el uso de apps, imprescindibles en el día a día de los millennials. Su desarrollo profesional será el siguiente paso para introducir ese NW2W en la empresa. La innovación no pasa tanto por la invención sino por la co-creación que nace de la conversación permanente con su comunidad on y off line.


Juan Royo


Artículos relacionados


No hay comentarios:

Publicar un comentario